TECNO-TONTOS. Cómo usar mejor nuestros aparatos.

¿No has sentido alguna vez que alguno de tus aparatos tan útiles, en algunos momentos puede llegar a complicarte bastante la vida? Quizás la costumbre de usar esos artilugios te ha hecho olvidar que puedes elegir hacer las cosas de otra manera. Has caido, como muchos otros, en el el agujero del tecno-tonto. Pensemos en los primeros simios que empezaron a usar palos y piedras para defenderse y se olvidaron de dar mamporros con sus manos desnudas. Ellos decidieron que las ventajas del combate a distancia les merecía olvidar parte de cómo defenderse cuerpo a cuerpo.

     Actualmente seguimos aprovechándonos de los avances de la técnica casi a diario: comer vegetales procedentes de cultivos ultra-resistentes, rentables y productivos, la escritura mediante voz, la geolocalización de tus conocidos, amigos y familia; ¡hasta la lista de la compra la hacemos con el móvil!
tecnolisto

Podemos evolucionar y usar mejor nuestra tecnología.

TECNO-TONTOS. Cómo usar mejor nuestros aparatos.

     Desde AGente10 vamos a enumerar unas cuantas herramientas que casi todos hemos decidido utilizar, pero que, por el mal uso que hacemos de ellas, han transformado nuestra vida a peor.

 

     1.Los medios de transporte como elemento rutinario.

Aunque los medios de transportes actuales nos posibilitan ua movilidad rápida a bajo coste inimaginable sólo hace cien años, si todos intentáramos coger menos el coche o el avión viviríamos más cerca de lo que realmente nos interesa, y disfrutaríamos más de los desplazamientos.

      2.El móvil como un gran amigo.

Nuestro móvil es una gran herramienta para conectar con nuestros seres queridos y también para momentos de necesidad. Pero mal utilizadas las redes sociales y el contacto por mensajería falsean las relaciones y lleva a distanciarnos de las personas que queremos. Además también es recurrente no poder desconectar del trabajo. 

     3.Internet como banco de información. 

Tener la suerte de poder usar Internet para cualquier consulta es un poder pero también una gran responsabilidad (sí, como en spiderman). Cuando la televisión irrumpió en la vida de los ciudadanos, todos creían que la información emitida por ese medio era sagrada y verídica 100%. Actualmente ocurre lo mismo con Internet. Debemos agudizar nuestro sentido crítico para saber discernir la información válida de la que no lo es. Además conviene no descuidar nuestra capacidad analítica y de memoria, ya que la inmediatez de la red nos hace cada vez más perezosos ante estas tareas.

 

     4.El teletrabajo, lo mejor de la vida moderna. 

Según un estudio realizado por NetApp 25 horas semanales trabajando en casa rinden como 40 horas desde la oficina. En teoría, con la tecnología actual, al menos un 50% por ciento del tiempo que los ciudadanos de una país dedican a trabajar se podría hacer desde sus casas. Desgraciadamente el teletrabajo aún no ha sustituido ni muchísimo menos a la jornada laboral tradicional. De hecho actualmente se usa más el trabajo a distancia para hacer un plus de horas además de las horas tradicionales, y con menos  eficiencia al no estar regulado el uso de internet ni el móvil. Es triste, pero Internet, los móviles y los ordenadores aún no han mejorado nuestra vida laboral.

 

     5.El GPS como sustitución al mapa+brújula.

Estos dos sistemas de orientación funcionan exactamente igual. La diferencia está en que el GPS es tan inteligente que lo hace todo por ti, pero a cambio necesita una red de satélites orbitando alrededor de nuestro planeta y que no se le gaste la batería. El mapa sólo necesita de nuestros ojos y un poquitín de cabeza. Un par de observaciones: 1. Saber orientarse sólo con un mapa puede llegar a salvar vidas en situación de necesidad. 2. Regalar la información privada de por dónde te mueves y a qué horas es una información valiosísima para miles de compañías. Es muy raro que esa misma información nos desagrada que la tenga incluso gente de nuestro círculo de confianza, pero con las multinacionales nos da igual.

 

     6.El E-reader lleno de e-books como biblioteca digital .

Es muy poco probable que uno de estos aparatos dure tanto como puede resistir un sencillo libro con páginas de papel. Si llenas el e-reader de libros que has leído probablemente cuando les quieras echar un vistazo la próxima vez no funcionará o tendrás problemas de compatibilidad con los aparatos que existan. Por otro lado, si llenas el e-reader de libros que quieres leer probablemente se estropee antes de que termines de leerlos (aunque la verdad es que da gusto tener tanta información y tantos mundos en un aparato tan pequeño y ligero).

 

     7.La Go-pro como forma de disfrutar más tus excursiones y vacaciones.

La verdad es que llevar contigo una cámara todo el día distorsiona tu forma de disfrutar del momento. Es muy buen hobby dedicarse a la fotografía o a la grabación de vídeos, pero estar muy pendiente de la cámara nos puede hacer perder momentos preciosos. Además, las personas que lo graban y fotografían absolutamente todo después tienen que pasar mucho tiempo seleccionando lo que realmente merece la pena de todo el documental, cosa que si también se tiene como hobby está muy bien. Pero hay que tener consciencia de la elección disfrutar o de documentar el tiempo libre, porque ese tiempo precioso hay que agarrarlo con las dos manos.

 

     8.Las redes sociales como medio para exhibirse.

Las redes sociales han distorsionado mucho la forma que tenemos de ver las relaciones y a nosotros mismos. Es bastante frecuente entre los que cuelgan mucha información, fotos y vídeos en la red suelan tener una visión de si mismos bastante distinta de cómo los ven los demás. Subir información a la red con sentido común está bien, pero además tenemos que tratar con cuidado la imagen que tenemos de nosotros mismos y la que queremos dar, ya que si lo hacemos mal nos podemos hacer mucho daño.

 

     9.Los smartphones para registrar todos nuestros movimientos.

Nunca el ser humano ha estado más controlado que en la actualidad. Cada uno de nosotros, todos los días, elegimos libremente que nuestros aparatos y sus aplicaciones almacenen por dónde nos movemos, el dinero que ganamos y que gastamos, la comida que comemos y las calorías que ésta contiene; ¡hasta registramos la intensidad de nuestro descanso por la noche y el ritmo de nuestro corazón durante el día! Aunque podamos almacenar y analizar estas cosas conviene que recapacitemos si realmente es necesario hacerlo. Nunca hemos necesitado un Smartphone para hacer más deporte, ni para bajar peso, ni para dormir mejor.

 

     10.Más pequeño es mejor. 

La palabra inglesa “smart” se traduce como “pequeño” e “inteligente” en español. Cada año los procesadores y las memorias informáticas aumentan su capacidad y reducen su tamaño. Pero lo cierto es que aunque podemos desarrollar estos aparatos cada vez más pequeños e inteligentes aún nos queda mucho para aprender a usarlos de manera productiva, ya que cada mes salen nuevas aplicaciones y aparatos que pasan por nuestras vidas fugazmente en forma de modas de consumo. Quizás deberíamos cambiar el dicho de más pequeño es mejor por el famoso dicho “menos es más”.

 

Las máquinas conquistan cada día más nuestro espacio vital pero sólo nosotros podemos ponerlas en su lugar. ¡Mejor tecnología Gente10!
  1. J.H. Guadalupe

    Totalmente de acuerdo en el apartado del espacio Javi. A mi además me encanta poder irme de viaje con 20 libros en la mochila por si se me hacen eternos los trayectos, y el e-reader es un gustazo para eso. El apartado del que hablas pone en duda el dispositivo e-reader como biblioteca digital, sobretodo por la temida obsolescencia programada. Simplemente señala que ningún un e-reader y probablemente ningún dispositivo de memoria digital sea capaz de aguantar el paso del tiempo con la entereza de un libro… (sobretodo si se nos pierde el cargador diez años después de su fabricación). ¡Muchas gracias por propiciar esta aclaración!

  2. Estoy de acuerdo en casi todo. En el apartado de libros fisicos vs e-books estoy mas de parte de los segundos. La fiebre consumista de los años pre-XXI hizo que muchos de nosotros compraramos libros sin descanso y abarrotáramos nuestras casas. Libros que leídos una vez duermen para siempre en nuestras estanterías. Alguno lo leimos un par de veces más o lo prestabamos, pero vale la pena el gasto material? No es mejor guardar la literatura en un dispositivo electronico, que además esta vinculado a una cuenta online y por tanto, nunca desaparecerá sin que lo leamos? Nuestra cordura y el orden de nuestra casa, mucho mas vacía, lo agradecería.