RITMOS BIOLÓGICOS

¡Buenos días Gente10! Hoy vamos a hablar de un tema que nos afecta a todos por igual. Los ritmos biológicos del sueño. A todos nos suena la palabra jet-lag, la resaca, o el cansancio después de una noche de estudio. No hace falta ser muy observador para ver que todos tienen una cosa en común: trastornos en las horas de sueño.

La verdad es que no hace falta ser un lumbreras para entender que si un día haces un sobreesfuerzo y no descansas, al día siguiente tendrás menos energías. Como veréis aquí no vamos a hablar de los ritmos hormonales, ni de ritmos circadianos ni de terminología médica que se aleja de la comprensión de la mayoría de los lectores al igual que del mismo que escribe ahora mismo. Pero vamos a explicar de manera simple fenómenos que nos ocurren a todos cada vez que hacemos cosas raras con nuestro cuerpo, que estadísticamente suele ser durante las noches del jueves al sábado. Al fin y al cabo sólo hay que entender que somos máquinas con un desgaste, y con un consumo de energía. Pero aquí estamos hablando de un factor algo diferente que también tienen las máquinas; el ritmo de funcionamiento. Ésta variable nos puede romper bastante los esquemas según lo miremos.

En Agente10 vamos a poner un ejemplo de tres personas que utilizan mejor o peor sus ritmos biológicos durante su fin de semana:

(Si ves que te empiezas a liar con las horas y las circunstancias de cada uno ve directamente a las OBSERVACIONES y al último apartado)

Dormir Bien

VIERNES

Rodrigo y su novia Eva salieron el viernes de fiesta con su amiga Margarita para airearse después de un examen muy doloroso que tuvieron. Los tres quedaron a las 11PM en un bar del centro de la ciudad. Rodrigo empezó la noche bebiendo un par de cervezas y acabó la noche a las 5:00 de la mañana con cuatro cubatas entre echo y espalda. Eva le acompañó toda la noche pero sin beber, y llegó a la misma hora que su novio a su casa. Los dos cayeron en la cama fulminados de sueño a las 5:30AM del Sábado.

Por otro lado, Margarita se fue a su casa más temprano, porque estaba un poco triste al no haberle salido muy bien el examen. Se acostó a las 2:45 de la madrugada.

SÁBADO

De los tres fiesteros, Margarita se despertó, naturalmente, la primera. A las 11:00 del Sábado salió de la cama y se puso a desayunar.

Eva tardó un poco más en abrir los ojos. Se despertó a las 12:30 y se esforzó por no remolonear demasiado en la cama, porque tenía que hacer bastantes tareas domésticas esa misma mañana.

Rodrigo, sin embargo, tenía además de sueño, resaca. Por lo que se quedó durmiendo hasta la hora de comer y después se echó una siesta hasta las 17:30. El pobre se pasó el día durmiendo, y cuando despertó estaba en modo zombie. Además le costó dormirse por la noche al haberse pegado todo el día en la cama. Se durmió a las 4:00AM.

DOMINGO

Eva y Margarita se acostaron a las 12:00 de la noche del Sábado y se despertaron el Domingo de manera natural a las 9:30. Margarita se sentía tan descansada que salió a correr, y Eva prefirió quedarse en la cama remoloneando despierta porque se lo merecía después de haber estado trabajando en la casa el Sábado. Por la tarde Eva salió al cine a ver una película.

Rodrigo, el domingo se despertó a las 12:30PM. Además, ese mismo día se echó una siesta porque pensó que durante la semana no se la podría echar.

Ese domingo los tres amigos se acostaron a las 11:30 para ir a clase al día siguiente. Pero Rodrigo no consiguió dormirse hasta las 02:00AM.

——————————————————-
PEQUEÑAS OBSERVACIONES IMPORTANTES

Como podemos ver, tanto Eva como Margarita han intentado ser más constantes en sus costumbres que Rodrigo. Habiendo salido de fiesta las dos han hecho un esfuerzo para no echarse una siesta ese día. Y aunque Eva haya dormido menos horas, ha conseguido mantener equilibrada la rutina que tiene durante la semana. Es decir, ha amortiguado el golpe a su ritmo biológico de sueño.

Rodrigo ha sido el que más ha dormido el fin de semana. Pero su trastorno del sueño el lunes no ha sido producido por falta de sueño, ha sido por cómo ha colocado esas horas durante el día. El hecho de que eligiera dormir en momentos distintos que el resto de la semana le ha desorientado tanto que le va a costar retomar su rutina para volver a clase. Por eso el lunes tendrá un humor de perros. Su cuerpo empezó a acostumbrarse desde el viernes a dormir muchas horas y a horas distintas a las que le convenían. Así que cuando llegó el lunes Rodrigo tendrá que hacer un esfuerzo enorme para obligar a su organismo a dormirse y levantarse a horas distintas a las del fin de semana.

———————————————————————

Prosigamos con la historia de nuestros amigos durante la semana:

LUNES

Como dato circunstancial añadimos que Margarita y Rodrigo sacaron un 5,5/10 en el examen del viernes. Eva sacó un 8,75/10.

El chico pensaba que sacaría una nota mayor y no consiguió aplacar su mal humor en toda la semana. Sólo pensaba en que se merecía más nota, y le costó hacer una mínima autocrítica para mejorar. Además, semanas después, todos los Lunes ya iba predispuesto a que ese iba a ser un mal día (se formó la idea de que el Lunes es normal estar de mala leche).

Margarita pensaba que iba a suspender el examen, así que se llevó una pequeña alegría al ver que había aprobado. En cualquier caso, sabía que tenía que mejorar su técnica de estudio, pero estaba tranquila, porque sabía exactamente lo que tenía que mejorar para aprobar holgadamente la próxima vez. Aunque Margarita no tuvo la mejor nota, mantuvo una rutina sobre la que poder trabajar para mejorar. Por eso estaba tranquila y no le afectó demasiado la mala nota.

Eva sacó la mejor nota de los tres, pero sólo podía pensar en todas las cosas que le había dado tiempo a hacer el fin de semana y en lo bien que se lo había pasado. Para Eva fue una experiencia gratificante desde el momento en que se puso a estudiar para el examen, porque tuvo recompensa por partida doble. La buena nota y la diversión.

¿MORALEJA?

Si esta historia compleja tuviera moraleja, no sería simple. De aquí no podemos extraer un patrón de comportamiento que se ajuste a nuestras necesidades, nuestra rutina y nuestra forma de ser. Pero sí podemos entender que ser conscientes de nuestras rutinas nos hace más fuertes. Y si queremos romperla, hay romperla a consciencia y responsabilizándonos de las consecuencias de antemano.

Disfrutar de comerse la noche a bocados con nuestros amigos en fin de semana, ver ese peliculón que querías ver en versión extendida, o esa maratón de capítulos de tu serie preferida, son sólo algunos de los planes que nos dan la vida y rompen la monotonía del día a día. Son actividades necesarias para sentir que no somos máquinas, que estamos vivos. Pero tenemos que pensar que físicamente sí que somos máquinas hipercomplejas, y con un funcionamiento muy preciso. Aprovechemos lo predecible de nuestro físico a nuestro favor, no en nuestra contra.

Debemos conseguir que, por regla general, las horas de acostarnos y levantarnos no varíen demasiado de un día a otro. Esto nos hace empezar mejor por la mañana. Y un buen comienzo todos los días, sobretodo a la larga, siempre compensa.

¡Os deseo mucha energía y mucho descanso Gente10!

Comments are closed.