Prohibir videojuegos

Prohibir videojuegos. Todos a la caza del culto-pirado.

Vamos a intentar definir el concepto de culto-pirados acuñado por esta misma casa, una figura que los diferentes medios de comunicación se empeñan en restregarnos por la cara para conseguir prohibir videojuegos y series. En varias tertulias televisivas a la semana y en otros tantos artículos periodísticos de opinión se sacan preguntas como estas:

“¿Están nuestros hijos viendo series o jugando a videojuegos demasiado violentos?”
“¿Habría que censurar ciertos videojuegos según el grado de violencia?”
“¿Cómo saber si conozco bien a mi hijo?”

Recordemos unas cuantas noticias que impactaron al mundo:

Caso A. Un chico asesina a sus padres porque jugaba al Final Fantasy VII.
Caso B. Matanza en Bélgica, el detenido practicaba jugando al Call of Duty.
Caso C. Matanza en EEUU, el detenido practicaba jugando con el Counter Strike.
Caso D. Japón y EEUU. Suicidios infantiles  en masa y listas de odio a muerte por culpa de series anime. (Death Note)
Caso E. La locura transitoria se apodera de los cines franceses por una película de terror. (Hannabelle)
Caso F. Un juego de carreras de coches induce a los chicos a atropellar a la gente cuando obtienen el carné de conducir. (Carmageddon)

Un culto-pirado sería aquel acusado de haber adquirido una enfermedad mental por haber disfrutado de alguna obra de culto. Estas obras pueden ser provenientes de cualquier disciplina, incluidas la literatura, el cine, y los videojuegos.

Prohibir_Juegos

¿Debemos prohibir videojuegos y series por tragedias colectivas?

Desde AGente10 nos parece curiosísimo cómo todos los medios se hacen eco de estos sucesos aislados cuando a lo largo y ancho del planeta están ocurriendo cosas más importantes y que nos afectan a todos. Aunque cada una de estas tragedias sean episodios terribles para un pais, no tienen relevancia estadística ni sistémica suficiente como para empezar el debate de “Hay que hacer algo con este asunto”.  Por eso queremos indagar en la razón por la cual se ha convertido en costumbre de nuestra sociedad estigmatizar públicamente obras culturales de todo tipo.

1. El fenómeno mediático de los culto-pirados.

Cuando nos cuentan estas cosas lo primero que nos pasa por la cabeza es: “la de locos que tienen que haber sueltos, si es por culpa del puñetero videojuego”. La verdad es que locos (de los buenos y de los malos) ha habido siempre y siempre ha sido difícil definir una línea clara entre la cordura y la locura, así como entre el estado de locura y la mente criminal.

Las personas sanas no cambian su comportamiento de golpe por haber disfrutado de un libro, ni una película ni un juego, y si lo hacen sólo puede ser que sus mentes aún no habían adquirido madurez suficiente (para lo cual existe una normativa de recomendación por edades) o que estaban previamente trastornados o mal educados. Es decir, la pregunta correcta no es qué influencias culturales tiene el sujeto, sino qué circunstancias personales tiene y cuales serían las causas de su trastorno, si lo hay. Como dijimos la linea entre psicopatía y la mente criminal es muy dificil de fijar.

2. El morbo y la difusión mediática.

El morbo es el principal motivo por el que la mayoría de los contenidos que publica la prensa es de calidad tan baja. Se venden más periódicos si el titular pone “El asesino tenía tendencias agresivas, era un sociópata y además jugaba a videojuegos violentos” que otro titular que diga “El asesino tenía un desorden emocional y afectivo, con traumas de infancia”. Los dos titulares podrían ser de una misma noticia, pero a los lectores y televidentes les llama más la atención si conocen a alguien que juegue a esos juegos, así que finalmente se publica el titular menos riguroso y más morboso.

3. Objetivos del estado de opinión.

En las economías más desarrolladas los medios de comunicación tienen un papel importantísimo para la sociedad, que es informar y permitir que la gente se forme su opinión sobre los temas de actualidad. La realidad es que los medios de comunicación que tenemos eligen temas de actualidad dudosos y no informan bien. Esto se hace deliberadamente para filtrar y extender sus opiniones y no los hechos objetivos, ofreciendo información de manera parcial .

Además cada cierto tiempo hay una noticia en boca de todos, que se puede investigar y debatir; pero nunca hay tiempo suficiente para sacar conclusiones, así que la población se acostumbra a no construirse una ideario propio, por falta de tiempo. El tema de los culto-pirados es recurrente porque transforman una tragedia en algo que te toca de cerca, ya que todos conocemos algún joven que se pega demasiado tiempo jugando a videojuegos o viendo series.

Por ello, lo que podría ser una industria cultural prestigiosa y valiosa como podría ser la de los videojuegos o las series, se convierte en objeto de burla. Después de unas décadas de mala publicidad se ha conseguido instaurar la opinión de que jugar es de niños o de gente rara. Es curioso como sigue ocurriendo que si te pasas las horas leyendo libros a ojos de la sociedad pareces culto pero si juegas a videojuegos que pasarán a la historia no.*

4. Objetivos del estado anímico ciudadano.

Los medios de comunicación también utilizan las noticias para crear un estado de ánimo general controlable. Si hacemos un recuento de cuáles han sido las noticias que han acaparado portadas y sumarios de la prensa, probablemente más del 75% fueran noticias con las que el ciudadano medio debería tener miedo al extranjero o que le haga sentir tranquilo y seguro en su casa. Es decir noticias que generan inestabilidad nacional (terrorismo o separatismo), miedo a las crisis económicas, a la seguridad ciudadana, a las guerras, a la inmigración o las enfermedades. Se utilizan estos temas  recurrentes como forma de que todos nuestros estados de ánimo con respecto al sistema se parezcan, y por tanto actuemos de forma parecida y predecible.

Además, al igual que con el estado de opinión, cuando no nos da tiempo de asimilar una noticia ya se está poniendo otra de moda, de forma que tenemos un estado anímico siempre dependiente de la próxima portada del periódico.

Si a esto le añadimos que la cultura es el mejor antídoto contra el control mediático está claro que el cóctel está servido: debemos tener miedo de las personas que juegan a videojuegos, de los que ven películas de con violencia y/o sexo explícito, de los que leen libros con contenidos dudosos…

 

Islamic cultural destruction

Destrucción del patrimonio histórico por temor a los efectos de la cultura en los ciudadanos.

5. La culpa nunca la tiene la cultura.

No olvidemos lo peligroso que es el hecho de que cada vez que ocurre una tragedia de estas características lo primero que se busque del criminal sean sus influencias culturales. Cuando la culpa de un crimen no la tiene un ciudadano sino los libros que lee, entonces el sistema comienza a mirar al ciudadano con una benevolencia totalitaria. Pensemos en la historia de la humanidad; todas las veces que se han hecho quemas masivas de libros, encarcelamientos por ideología, la caza de brujas estadounidense por la cual haber leído un libro sobre el comunismo te convertía en comunista y en enemigo del país… Más recientemente terroristas islámicos presumen por vídeos en Internet de estar destruyendo patrimonio histórico de la humanidad mediante mazas, maquinaria pesada y explosivos. Todo para tener el poder de manipular el pasado y la identidad del pueblo con mayor facilidad.

En el estado de opinión en el que nos encontramos muchas cosas importantes del sistema no están regidas por las autoridades que nos gobiernan, sino por nosotros mismos como ciudadanos con voz y opinión. Cada vez que alguien dice en sus redes sociales “Si es que ya sabía yo que tenían que haber prohibido esas cosas” hay un político atento a tus opiniones, porque no hay nada que les guste más a los gobiernos que legislar sobre temas superfluos para contentar a la ciudadanía. Pero como ya hemos dicho se nos puede volver en contra.

Una caricatura futurista de la situación se da en la novela y posterior película Fahrenheit 451(click y con ver el primer minuto suficiente), donde los bomberos además de apagar incendios son los encargados de quemar libros. Todos los ciudadanos temen a los bomberos… al menos los que consumen cultura.

————————————————————————————————————————————————————

AGente10 recomienda el consumo responsable de cultura. Pero nunca diremos que la cultura mata. ¡Gente10, la cultura os hará más fuertes!

*Actualmente los videojuegos están disfrutando de una época dorada tanto creativa de productores y desarrolladores como de apoyo de los mismos consumidores. Lo sorprendente es lo poco que se divulgan algunos grandísimos objetos de culto o eventos de los videojuegos, así como libros o películas. Sobretodo si pensamos en las grandes volúmenes de dinero que mueven. No interesa promover la cultura.

  1. Yolanda G. C.

    Tienes toda la razón. La única forma de prevenir la violencia es una buena educación cultural y emocional en la infancia para lograr adultos equilibrados .